:: Home ::

COMPROBACIÓN DE LA COMPRENSIÓN DEL MOTOR


Indice

 

Control de la compresión
El control de la compresión de un motor permite verificar la estanqueidad de la cámara de compresión y localizar el defecto. La estanqueidad de esta cámara la producen el pistón, los segmentos, el engrase, las válvulas, la junta de culata, la bujía y su junta.


Para ello se utiliza un compresiometro (fig. inferior), constituido por un manómetro con racor cuya embocadura cónica de caucho se adapta en el sitio en que se coloca la bujía, en vez de ésta.

En esta embocadura hay una válvula que deja pasar la presión del motor hacia el manómetro y permite totalizar en éste una serie de compresiones. La aguja de la válvula sobresale ligeramente de la embocadura; así se puede purgar el manómetro después de controlar cada cilindro. Existen manómetros calibrados en medidas métricas (kg/cm2) o en libras inglesas por pulgada cuadrada. También hay compresiómetros de escalas combinadas.

Procedimiento.

Si las presiones son anormales, habrá que localizar la causa.

En un motor en buen estado todas las lecturas deben ser equivalentes, con una tolerancia que no exceda de 0,5 kg/cm2.
La presencia de agua en un cilindro puede ser causa de una compresión exagerada. Si se observa que en un cilindro las válvulas funcionan normalmente, mientras que en otros cilindros los segmentos están defectuosos, será superflua toda verificación ulterior, puesto que de todos modos es necesario desmontar el motor para ponerlo a punto.

Existen compresiómetros registradores que facilitan las operaciones de control. La cabeza rectangular del aparato permite la introducción de una ficha sobre la cual el dispositivo registrador solidario de la aguja trazará el valor de la presión medida. La ficha se puede desplazar según las referencias de la columna vertical de modo que se obtenga un gráfico completo de todos los cilindros.
El trazo marcado por la aguja permite contar el número de compresiones, porque la parada de la aguja entre dos compresiones queda registrada sobre el trazo.


En resumen:

  1. El cilindro está bien si la aguja sube regularmente hasta el valor dado por el constructor.
  2. Los segmentos están defectuosos si la aguja sube regularmente, pero poco, en la primera vuelta, y no alcanza el valor especificado por el constructor en las vueltas siguientes. Inyectando aceite por el agujero de la bujía, la compresión vuelve a ser normal.
  3. Las válvulas están defectuosas si la aguja sube poco y permanece estacionaria. El hecho de inyectar aceite no mejora la compresión.
  4. La junta de culata está defectuosa si se observan en dos cilindros contiguos los mismos fenómenos que en el caso de válvulas defectuosas. De todos modos, es necesario desmontar la culata.
  5. La presencia de agua en un cilindro puede ser la causa de una presión superior a la normal. El calaminado (recubrimiento de carbonilla) de la cámara de explosión no implica generalmente una elevación de presión.

 

Si la lectura en alguno de las cilindros es inferior a la especificada por el fabricante se procede de la siguiente forma para determinar por donde se produce la fuga de compresión:
Se coloca el cilindro afectado en la posición PMS y compresión (válvulas de admisión y escape cerradas). Se inyecta aire a presión (a unos 7 bar) por el orificio de la bujía, observando por donde se escapa el aire inyectado.

 

 

© 2014 Aficionados a la Mecánica. Pagina creada por Dani meganeboy.